Nuestro Compromiso Ambiental

El medio ambiente es una de las principales víctimas  de la guerra y a través de los ríos llega la vida a los pueblos de Colombia. Reconciliarnos entonces con la naturaleza es también un paso crítico hacia la paz.

El agua es el motor de progreso y es sinónimo de fertilidad para los campos. Es además el alimento de nuestros bosques y la garantía de un futuro no sólo para los colombianos sino para el planeta entero.

En el gobierno de Juan Manuel Santos se delimitaron 30 sistemas de páramos y se declaró como áreas protegidas el 14% de la superficie total de Colombia. Con estos esfuerzos se preservan ecosistemas estratégicos de la biodiversidad del país que protegen el patrimonio natural y cultural, garantizando la oferta de bienes y servicios ambientales como el agua, esenciales para el desarrollo de Colombia.

Las áreas protegidas han significado para nosotros más aire, más agua, más conservación, más vida y nos ayudan a mitigar los efectos del cambio climático y adaptarnos a fenómenos climáticos, entre muchos otros beneficios.

Pero como se ha podido evidenciar toda esta riqueza natural nos hace más vulnerables a los efectos del cambio climático, lo que exige de nosotros mayor compromiso en la adaptación a sus efectos y la mitigación de sus impactos. Colombia cumplió un papel muy importante dentro de las negociaciones del Acuerdo de París de 2015 para frenar los impactos del cambio climático a nivel global.

Precisamente esto exige no solo conservar lo que tenemos, sino además restaurar y recuperar nuestros ecosistemas degradados.

Tenemos la obligación como humanidad de asegurar que nuestro crecimiento no vaya en contravía de la riqueza natural y para ello, se hace imperativo que protejamos nuestros bosques. En los últimos años Colombia logró avanzar, de la mano de países aliados, en políticas para frenar la deforestación que afecta al país y sobretodo a la región amazónica.

Políticas Públicas como Visión Amazonía, la expansión del Parque Nacional Natural de Chiribiquete y la estrategia “Naturalmente Colombia” son vitales para continuar desde el Estado la protección de nuestros ecosistemas. Sin embargo, el rol de la sociedad civil es fundamental en estos esfuerzos.

La Fundación COMPAZ busca construir sobre lo construido y territorializar la Agenda 2030. Estamos comprometidos en buscar alternativas innovadoras para complementar los esfuerzos tendientes a frenar la deforestación y restaurar las áreas perdidas. Creemos que debemos focalizar nuestros esfuerzos en las cuencas del Amazonas y del Orinoco, fuentes de biodiversidad y producción de oxigeno para el planeta.

Para poder formular alternativas y proyectos innovadores es necesario forjar alianzas entre todos los sectores de la sociedad, especialmente con la Academia y las comunidades ancestrales. Son ellos, los que creemos, por un lado, pueden cocrear las soluciones y por el otro probarlas y adaptarlas al territorio donde viven.

Para gestar paz creemos que debemos seguir con iniciativas como Bosques de Paz, Guardabosques Corazón del mundo y los Bancos de Hábitat que le proveerán respiro a las zonas donde antes se desarrollaba el conflicto armado.

Desde COMPAZ buscamos apoyar, sumando líderes y aliados, proyectos que generen concientización sobre la necesidad de proteger y conservar un medio ambiente sano para las generaciones venideras.

1 Comentario
Deja un comentario